28 diciembre, 2013

Juego de Tronos con XD6 ("Una vez escampe")



En esta entrada mostraré las líneas básicas de la trama que estoy preparando. He intentado reflejar en la medida de mis posibilidades el espíritu de las novelas y en el fondo creo que se trata de una historia un tanto clásica y manida. Sin embargo no es algo que me preocupe en exceso pues prefiero que esté llena de lugares comunes, precisamente por eso, al ser comunes puede que mis jugadores menos expertos se desenvuelvan bien en ellos.

Me gustaría (si es que alguien está siguiendo esta serie de entradas) que criticaseis la trama y me ayudéis a detectar puntos débiles de la misma (o que la echéis toda por tierra si consideráis que es una basura). También me vendría de perlas si pudieseis sugerirme ideas para la misma o incluso escenas que incorporar. Por mi parte me gustaría añadir alguna facción dentro de la casa Keyne que fuese pro Stannis pero no tengo muy claro donde situarla.

Por otro lado tengo alguna duda, no sé si ubicar la trama cuando Stannis ya está en el muro o antes de que eso ocurra.

Los personajes pertenecen a la casa menor norteña de los Keyne, la cual ha de dejar claro cuales son sus nuevas lealtades una vez el Joven Lobo ha caído y Roose Bolton ha sido nombrado nuevo Guardián del Norte.  
Una de las principales casas norteñas rivales de los Keyne, la casa Rothes ha sido de las primeras que ha hincado la rodilla ante los Bolton, con lo que Lord Donnel Keyne, señor de la casa Keyne, decidido a no ver peligrar su posición en la nueva configuración de poder en el Norte ha decidido actuar en consecuencia.

Donnel Keyne ha acordado el matrimonio de su única hija y heredera, Bethany Keyne,  con Garlan Balmer a su vez heredero de una de las principales casas banderizas de los Bolton, la casa Balmer gobernada con mano de hierro por Lord Gareth Balmer, como una manera de ganarse el favor del señor del Fuerte Terror. Además su sobrino Jasper Keyne hijo menor de su hermano Edmund pasaría a ser pupilo en Fuerte Terror.  
La función de los personajes es aparentemente sencilla: forman parte de la comitiva de la boda y han de escoltar a Bethany Keyne, Jasper Keyne y Garlan Balmer asegurándose de que lleguen sin daño alguno a su destino, que no es otro que la Mano de Piedra, hogar de la casa Balmer, llamado así por las cinco torres que conforman el castillo. 
Otra comitiva, ésta conformada por Donnel y Edmund Keyne, junto con el resto de invitados de la casa Keyne así como otros miembros de los Balmer, saldrá unos días más tarde esperando a que el estado de salud de Donnel Keyne se estabilice y supere una extraña enfermedad que ha contraído recientemente y que lo mantiene postrado en la cama. 
Lo que los personajes desconocen es que la muchacha está preñada de casi dos meses de uno de los hombres de armas de la casa Keyne y no tiene intención de llegar a contraer matrimonio con Garlan Balmer. De hecho ha urdido un plan para escapar durante el viaje y fugarse con el padre de la criatura que lleva en sus entrañas. La muchacha ha mantenido su embarazo en secreto ocultando su incipiente estado a propios extraños, o al menos eso cree. 
Porque como en toda buena historia de Juego de Tronos existe una conspiración en marcha.
El estado de la muchacha no ha pasado desapercibido para todo el mundo. El maestre de la casa Keyne, Humfrey Fossoway, ha notado su embarazo y conjuntamente con Edmund Keyne ha tramado una arriesgada y sangrienta intriga para tratar de controlar la situación: La boda no puede cancelarse pues ello implicaría desairar a los Balmer y por ende a los Bolton y por otro lado no pueden entregar una doncella que no es tal y embarazada de otro hombre, siendo esta alternativa quizá el peor escenario de los dos posibles.  
Aquí entra en juego además las ambiciones de Edmund Keyne que no ve con buenos ojos que la heredad de la casa pase a su sobrina mientras su hijo menor queda de rehén merced a los caprichos de los Bolton. Es una cuestión de mero orgullo ya que Edmund Keyne no siente demasiado aprecio por su hijo Jasper, débil y afeminado. 
Así pues, para mantener la integridad de la casa se ha maquinado lo siguiente: un grupo de mercenarios ataviado con los emblemas de la casa Rothes atacará a la comitiva nupcial y asesinará a la futura novia. De esta manera se evitará el desaire a los Balmer, ocultando el embarazo, a la vez que se culpa a la casa rival de la fechoría. La orden dada a los mercenarios es dejar el suficiente número de testigos vivos, entre ellos a Garlan Balmer y a Jasper Keyne, para que den fe de la supuesta autoría de los ataques. Al maestre le parece una buena manera de mantener el honor y la integridad de la casa, de no enojar a los Balmer y de trasladar el problema a una casa rival. 
La enfermedad de Donnel Keyne no es sino el resultado de un veneno que Humfrey Fossoway le ha ido administrando como parte del plan. De esta manera se logra separar a padre e hija y que éste no forme parte de la comitiva en donde se ejecutará el ataque. 
No obstante, las intenciones de Edmund Keyne van mucho más allá. Secretamente ha dado la consigna de que se elimine también a Garlan Balmer e incluso a su propio hijo Jasper Keyne para de este modo alejar las posibles sospechas hacia su persona. Su objetivo es establecer un enlace entre su hijo mayor Addam Keyne con la hija menor de Lord Gareth Balmer, Alysanne Balmer, una vez se ejecute el plan. A esto se añade el hecho de que Alysanne Balmer está prometida a Anders Rothes, heredero de la casa Rothes, con lo que la cuadratura del círculo que supone este hecho justifica el sacrificio de su propio hijo.  
Su plan también incluye asesinar al maestre Humfrey Fossoway para no dejar cabos sueltos, a los posibles mercenarios que queden con vida y que acudan a reclamar su pago y por último a su hermano Donnel Keyne, en cuanto la ocasión sea propicia.   



4 comentarios:

DSLeugim dijo...

Sobre el papel parece un buen plan, lo que mas me gusta es que esta lo bastante lejos de las tramas oficiales del libro como para no tener que lidiar con ser o no fiel a la historia.

Y la gran duda ¿En que bando estarán los personajes? Dependiendo de la respuesta la partida podría ser memorable o un fracaso.

David Rivas dijo...

Es una buena pregunta.

La idea es que los personajes en principio no formen parte de la conspiración ni estén al tanto de los planes de la novia. Si no que vayan averiguándolo y actúen en consecuencia, dejando abierta la trama.

Planteo definir las motivaciones de los personajes de manera dispar y sentarme a observar que derrotero toma la historia...

DSLeugim dijo...

Si fuera yo creo que ubicaría a los jugadores como guardianes de la novia, fallando en su misión de protegerla si no se enteran del embarazo y así estirar la partida persiguiendo a los "malvados Rothes" y dando pie a que ahora si descubrieran todo el pastel y tuvieran que decidir que hacer. Ya que si cuentan que la chica estaba en cinta malo, si vuelven con las manos vacías malo para ellos y si se pasan al bando de los Keyne ayudandoles con su plan se sabrían traidores a su casa y seguramente Edmund Keyne querría eliminarlos cuanto antes pues supondrían una amenaza para el al conocer los entresijos de sus maquinaciones.

Vamos decisiones interesante interesantes, de las que nos gustan a los masters xDD

David Rivas dijo...

Sí, la idea es ésa: colocar a los personajes como protectores de la novia.

En entradas sucesivas me gustaría dar una visión de algunas (no todas) elecciones que tienen los personajes y las posibles consecuencias de sus actos.